Todo sobre "Causas"

La dermatitis de contacto y el trabajo

La dermatitis de contacto y el trabajo

Podemos comenzar diciendo que en nuestra vida cotidiana y aún más en el trabajo, existen unos factores de riesgos evidentes para contraer una dermatitis de contacto. Ya en sí, la luz solar puede ser un desencadenante de este mal, debido a que algunos alérgenos, al ser fotosensibilizante, suelen causar reacciones en la piel cuando la exponemos al sol. Este podría ser el caso cuando nos aplicamos una serie de productos tradicionales de belleza y aseo que solemos utilizar diariamente en nuestro hogar, como por ejemplo ciertos jabones, perfumes, lociones, protectores solares, detergentes y ciertos aceites. También pueden provocarnos esa reacción algunas hortalizas y frutas frescas (higos, apio, limas, etc.). También, cuando estamos llevando un tratamiento con medicamentos que contengan doxicilina o tetraciclina, los factores de riesgos aumentan considerablemente. Sin ir más lejos, sin darnos cuenta, la utilización muy continuada de lentes de contacto o el uso diario de un reloj que contenga niquel, pueden acarrearnos la aparición de una dermatitis de contacto. En el caso del trabajo, existen unas profesiones que, por sus características propias, pueden ser propensas a esta anomalía orgánica. Por ejemplo, los soldadores, los sopladores de vidrio, los cocineros, los trabajadores de la construcción, los agricultores, etc. Incluso, en el caso de las mujeres, simplemente por su condición de mujer, suelen tener doble propensión a sufrir una dermatitis de contacto, ya que con cierta frecuencia suelen pasarse un tiempo en ambientes como peluquerías, enfermerías, contacto con productos químicos, etc. lo que favorece la aparición de esta anomalía de...

Tipos de Acné: Acné Comedoniano. Comedones, barros, puntos negros o puntos blancos

EL Acné Comedoniano es un tipo de acné que se caracteriza por la presencia de comedones, conocidos vulgarmente como “puntos negros”, “puntos blancos” o “barros”. Los comedones se crean cuando en los folículos capilares se acumulan secreciones de sebo (grasa producida por las glándulas sebáceas), células muertas por la infección de la piel y las bacterias que la provocan. Cuando estos comedones de la piel están todavía abiertos, poseen un aspecto negro, por lo que se les llaman comúnmente puntos negros o barros.  Una vez que se han cerrado hacia el interior, presentan un aspecto diferente, blancos o ligeramente rojizos. Los barros o puntos negros no llegan a transformarse en espinillas, granos o pústulas, ya que no se produce pus ni inflamación del folículo, sino que únicamente taponan el poro. El acné comedoniano es un tipo de acné que aparece frecuentemente al comenzar la adolescencia, es bastante leve y no produce en la mayoría de los casos secuelas permanentes, cicatrices ni marcas en la piel. Pero si no cuidamos nuestra piel, los comedones se pueden multiplicar y producir un aspecto poco...

¿Piel grasa? Causas, consecuencias y remedios caseros por Fitoterapia

Uno de los problemas más comunes de la piel que provocan el acné y las espinillas, además de otras patologías y manifestaciones anti-estéticas es la denominada piel grasa. Algunas personas presentan una acumulación excesiva de sebo (grasa) en la piel en ciertas zonas del cuerpo, debido a factores como la alimentación, sudoración, obesidad, higiene deficiente, cambios hormonales y metabólicos, estrés, enfermedades dermatológicas, etc.; e incluso simplemente por el tipo de piel, que nos hacen más o menos propensos a padecer piel grasa. Además de resultar una apariencia poco estética, pueden ser perjudiciales para la salud, provocando en algunos casos seborrea, acné, espinillas, granos, barros, comedones, infecciones cutáneas, foliculitis, alopecia, secuelas y cicatrices, y otros problemas de la piel que si no se ponen en tratamiento a tiempo pueden agravarse y resultar dolorosos, antiestéticos, duraderos, e incluso irreversibles. Los primeros síntomas de la piel grasa suelen ser una apariencia aceitosa y brillante, con poros abiertos y/o infectados, secreciones sebáceas, espinillas y granos, molestias e hipersensibilidad, etc. Algunas de las causas de la piel grasa más frecuentes pueden ser una excesiva producción de sebo debido a factores hormonales, del tipo de piel y de la edad; la obesidad, debido a la excesiva acumulación de grasa corporal que a veces se expulsa a través de la piel; la alimentación, predominando en personas que consumen alimentos poco sanos, con muchas grasas, aceites refinados, y ciertos nutrientes presentes por ejemplo en los mariscos. Por otro lado, el acné, además de presentarse como consecuencia de...

¿Quieres estar en Acné y espinillas?