Todo sobre "comedones"

Tipos de Acné: Acné Comedoniano. Comedones, barros, puntos negros o puntos blancos

EL Acné Comedoniano es un tipo de acné que se caracteriza por la presencia de comedones, conocidos vulgarmente como “puntos negros”, “puntos blancos” o “barros”. Los comedones se crean cuando en los folículos capilares se acumulan secreciones de sebo (grasa producida por las glándulas sebáceas), células muertas por la infección de la piel y las bacterias que la provocan. Cuando estos comedones de la piel están todavía abiertos, poseen un aspecto negro, por lo que se les llaman comúnmente puntos negros o barros.  Una vez que se han cerrado hacia el interior, presentan un aspecto diferente, blancos o ligeramente rojizos. Los barros o puntos negros no llegan a transformarse en espinillas, granos o pústulas, ya que no se produce pus ni inflamación del folículo, sino que únicamente taponan el poro. El acné comedoniano es un tipo de acné que aparece frecuentemente al comenzar la adolescencia, es bastante leve y no produce en la mayoría de los casos secuelas permanentes, cicatrices ni marcas en la piel. Pero si no cuidamos nuestra piel, los comedones se pueden multiplicar y producir un aspecto poco...

Cómo eliminar las cicatrices y marcas del acné: Tratamiento Peeling

El acne es un proceso inflamatorio crónico por infección y afección severa de los folículos pilosos habitual de la pubertad, aunque puede aparecer en la etapa de adulto, y permanecer a lo largo de toda la vida. Acné rosácea o “acné de adultos, y acné juvenil   Al microoscopio se observa en el centro del folículo piloso una dilatación (comedón) y una degeneración de la glándula sebácea. La zona sufre una inflamación por esta infección bacteriana, y las defensas del cuerpo están actuando constantemente sobre estas bacterias, causando pústulas e incluso abscesos y heridas. Al sanar se pueden quedar marcas de cicatrices, sobre todo en espinillas de gran tamaño, que producen grandes lesiones.   Una de las mejores opciones según multitud de expertos en tratamiento medico-estético del acné y las espinillas para el tratamiento de las lesiones en la piel es el Peeling Químico, o el Peeling Quirúrgico, según el tipo de afección y los resultados que deseemos.   EL peeling se realiza mediante dermoabrasión con broca especial, acido tetracetico o glicólico, siliconas o microabrasion con cristales compuestos de oxido de aluminio. Es la técnica más efectiva para cicatrices recientes. Consiste en aplicar diferentes sustancias químicas sobre la superficie de la piel, exfoliando las capas cutáneas más externas. Mejora notablemente el aspecto de la piel dañada por el acné y las espinillas, por el sol o por el paso del tiempo (arrugas, marcas, etc.), mejorando y eliminando cicatrices del acné o de la varicela, y las manchas e imperfecciones...

Prevenir y eliminar el Acné y las Espinillas

¿Qué son el acné, las espinillas y los comedones? “El acné común o acne vulgaris, derivado del griego άκμή (erupción en la piel), viene provocado por bacterias que infectan los folículos pilosos y las glándulas sebáceas de la unidades pilosebáceas.” “El acné (también llamado de forma común espinillas o granos) no es un problema de estética únicamente, es una enfermedad que produce inflamación en la glándula sebácea y en el conducto folicular del bello o pelo. Se suele reproducir en las zonas con abundante secreción sebácea en la piel, tales como la cara y cuello, espalda, hombros y pecho.”   Tanto el acné como las espinillas y comedones presentan unos síntomas muy característicos, que comprenden desde el abultamiento y la elevación cutánea atípica, que frecuentemente va acompañada de una apariencia blanquecina en su centro; hasta erupciones y secreciones de pus y sebo, manchas negras por la acumulación de células muertas, dolor localizado, sangrado y heridas sobre el abultamiento. La gran diferencia entre el acné y las espinillas se basa en que una espinilla es una infección o una obstrucción de uno o varios poros de la piel, mientras que el acné es una enfermedad que presenta multitud de espinillas, comedones, cicatrices, etc.; que perduran en el tiempo. En muchos casos suelen dejar secuelas antiestéticas, como puntos negros, marcas y cicatrices. En los casos más graves, o los que no han sido tratados a tiempo, puede llegar a producirse deformaciones locales de la cara, cuello, pecho, espalda y demás zonas...

¿Quieres estar en Acné y espinillas?