Todo sobre "el rostro"

Eliminar el acné, espinillas y granos de la regla: Tratamientos según periodos de menstruación

El ciclo menstrual femenino se divide en tres etapas: menstruación (sangrado menstrual o regla), periodo pre-ovulación (antes de ovular) y periodo post-ovulación (después de ovular). Estas etapas van íntimamente ligadas a los cambios más comunes en la piel de las mujeres.   En el periodo Pre-ovulación, comienza al finalizar el sangrado, ya que los estrógenos aumentan, ayudando a que esté en general la piel más sana y hermosa.   Durante la ovulación y la menstruación, la piel presenta altos niveles de grasa, y frecuentemente aparecen granos y espinillas, y en los casos que se padezca acné, la afección se incrementa considerablemente. La ovulación no siempre ocurre exactamente el día 14, pero podemos ver cuando empieza a cambiar nuestra piel, y tomar medidas al respecto.   Por ello, se hace de vital importancia el cuidado de la piel y de los granos y espinillas según la etapa del periodo menstrual en la que nos encontremos. Siendo conscientes de los cambios hormonales que se producen en nuestro cuerpo debemos tomar algunas precauciones.   Si padeces acné, o frecuentemente te salen granos y espinillas durante la menstruación (regla), aunque hay que hacer hincapié en que un especialista clínico diagnostique su verdadero origen, antes de que se pueda convertir en acné crónico o derivar en otras patologías. De todos modos, debemos poner más empeño en mantener la limpieza de la piel, y usar alguna crema o gel que contenga acido benzoico o propóleo, entre otras cremas comunes para combatir el acné, espinillas, barros...

El acné rosácea

La rosácea es una enfermedad crónica de causa desconocida que afecta a la piel de la cara, normalmente en la nariz, mejillas, frente y barbilla. Esta enfermedad afecta a las personas adultas, por lo que no se debe confundir con el acné juvenil. Empieza con un enrojecimiento de las zonas de la cara antes nombradas para luego ir saliendo granos y espinillas rojas y verdes. También se empiezan a marcar visiblemente pequeñas venas en las zonas afectadas. La piel toma un aspecto aspecto grasiento, enrojecido y rugoso. Existen tratamientos y cuidados que podrán reducir esta enfermedad hasta que nos sea prácticamente invisible a nuestros ojos, pero actualmente, el acné rosacea es una enfermedad sin cura y puede deformar permanente el rostro si no recibimos ningún tratamiento o no nos cuidamos demasiado la piel. Con cremas de uso local, con Vitaminas A (cicatrizantes y regenerativas), y Vitamina C (desinflamante), podremos ayudar a frenar el acné rosácea. Recomendamos comer verduras, cereales, hortalizas y frutas y evitar el alcohol, el café, la carne y las grasas saturadas. Lo más indicado es acudir a un especialista (dermatólogo) para consultarle y que nos de algún tratamiento personalizado sobre nuestro...