Todo sobre "folicular"

Prevenir y eliminar el Acné y las Espinillas

¿Qué son el acné, las espinillas y los comedones? “El acné común o acne vulgaris, derivado del griego άκμή (erupción en la piel), viene provocado por bacterias que infectan los folículos pilosos y las glándulas sebáceas de la unidades pilosebáceas.” “El acné (también llamado de forma común espinillas o granos) no es un problema de estética únicamente, es una enfermedad que produce inflamación en la glándula sebácea y en el conducto folicular del bello o pelo. Se suele reproducir en las zonas con abundante secreción sebácea en la piel, tales como la cara y cuello, espalda, hombros y pecho.”   Tanto el acné como las espinillas y comedones presentan unos síntomas muy característicos, que comprenden desde el abultamiento y la elevación cutánea atípica, que frecuentemente va acompañada de una apariencia blanquecina en su centro; hasta erupciones y secreciones de pus y sebo, manchas negras por la acumulación de células muertas, dolor localizado, sangrado y heridas sobre el abultamiento. La gran diferencia entre el acné y las espinillas se basa en que una espinilla es una infección o una obstrucción de uno o varios poros de la piel, mientras que el acné es una enfermedad que presenta multitud de espinillas, comedones, cicatrices, etc.; que perduran en el tiempo. En muchos casos suelen dejar secuelas antiestéticas, como puntos negros, marcas y cicatrices. En los casos más graves, o los que no han sido tratados a tiempo, puede llegar a producirse deformaciones locales de la cara, cuello, pecho, espalda y demás zonas...

Acné: Enfermedad y tratamiento

El acné (también llamado de forma común “espinillas” o “granos”) no es un problema de estética únicamente, es una enfermedad que produce inflamación en la glándula sebácea y en el conducto folicular del bello o pelo. Se suele reproducir en las zonas con abundante secreción sebácea en la piel, tales como la cara y cuello, espalda, hombros y pecho. Al ser una enfermedad, no solo está relacionada con la cosmética, sino que debe evaluarse y ser tratada por especialistas dermatólogos y de otros campos relacionados (hormonas, alimentación y dietas, etc.). El acné está íntimamente ligado con factores como la edad, los cambios hormonales, y la alimentación; entre otros. En caso de no tomarse las medidas adecuadas, esta patología puede pasar a ser grabe, tanto a nivel físico dermatológico como psicológico y social, y dejar secuelas para toda la vida. Por ello, se recomienda que si padeces acné, debes recopilar información sobre los alimentos que ingieres de forma habitual, de tu estado físico y emocional, de tus características personales, otras enfermedades que padezcas y los medicamentos que tomas para su tratamiento, etc.; y acudir a especialistas para que evalúen la causa y grado de desarrollo del acné, su evolución y consecuencias, y así poder diseñar un tratamiento personalizado. También existen técnicas y tratamientos estéticos que pueden reducir y eliminar el acné, recomendables cuando el origen no es una patología oculta tras las espinillas, y éstas repercuten en el bienestar psicológico del que lo...