Todo sobre "infección"

Tipos de Acné: Acné Comedoniano. Comedones, barros, puntos negros o puntos blancos

EL Acné Comedoniano es un tipo de acné que se caracteriza por la presencia de comedones, conocidos vulgarmente como “puntos negros”, “puntos blancos” o “barros”. Los comedones se crean cuando en los folículos capilares se acumulan secreciones de sebo (grasa producida por las glándulas sebáceas), células muertas por la infección de la piel y las bacterias que la provocan. Cuando estos comedones de la piel están todavía abiertos, poseen un aspecto negro, por lo que se les llaman comúnmente puntos negros o barros.  Una vez que se han cerrado hacia el interior, presentan un aspecto diferente, blancos o ligeramente rojizos. Los barros o puntos negros no llegan a transformarse en espinillas, granos o pústulas, ya que no se produce pus ni inflamación del folículo, sino que únicamente taponan el poro. El acné comedoniano es un tipo de acné que aparece frecuentemente al comenzar la adolescencia, es bastante leve y no produce en la mayoría de los casos secuelas permanentes, cicatrices ni marcas en la piel. Pero si no cuidamos nuestra piel, los comedones se pueden multiplicar y producir un aspecto poco...

Foliculitis y Pelos Encarnados: Granos y Espinillas de la Depilación

Según el tipo de depilación que uses, ya sea en el rostro, en pecho y espalda, piernas, zonas íntimas, etc.; es frecuente que aparezcan granos y espinillas post-depilatorias, provocadas por pelos encarnados y/o infectados. En muchos casos se produce infección, pasando a ser un problema de salud además de estético, llamado foliculitis. Las personas propensas a padecer estos granos tan dolorosos y antiestéticos deben evitar la depilación por cera, hilo o maquinas eléctricas, (sobre todo en la zona genital y en axilas), ya que al arrancar el vello de raíz es mucho más probable que aparezcan las espinillas post-depilatorias y la foliculitis. Por lo tanto, es importante que recurramos a otras técnicas depilatorias que no provoquen este problema, como la cuchilla, depilación láser, etc. Además, es indispensable exfoliar la piel frecuentemente y desinfectar la zona depilada una vez que hemos eliminado el vello. Para ello existen una gran variedad de productos y cremas exfoliantes y desinfectantes especiales para la piel, y soluciones que previenen la aparición del vello encarnado. Para prevenir y eliminar el vello encarnado y la foliculitis, la mejor manera es someternos a depilación eléctrica, láser y métodos similares; que eliminan el vello de raíz y cierra los poros de la piel, evitando su infección. Y si el problema persiste, es importante que visite a un dermatólogo, ya sea en una clínica, hospital o centro de estética; que determine la causa y el tratamiento más adecuado, especialmente si se tratan de granos y espinillas genitales, tanto en...

¿Quieres estar en Acné y espinillas?