El Aloe Vera y el acné


Todos conocemos desde hace mucho las múltiples propiedades que el Aloe Vera tiene para la piel. No es nada nuevo que la aplicación de las hojas de esta planta sea considerada como un remedio casi mágico por mucha gente desde tiempos remotos. Y realmente tienen toda la razón. Solo hay que probar, ante cualquier problema de la piel, a simplemente huntarnos con esa especie de gelatina verde que se encuentra en el interior de cada hoja y pronto veremos resultados positivos que nos confirmarán los beneficios para la salud que podemos obtener con el Aloe Vera.

Para el caso que nos ocupa, el Aloe Vera, debido a sus propiedades bacterianas y astringentes, es ideal para tratar los problemas del acné que nos preocupan. Sin embargo, debemos tener en cuenta que al tratarse de una afección a veces muy rebelde, en ocasiones rebrota, incluso después de estar ya controlada. Por ello, las aplicaciones de Aloe Vera para el tratamiento del acné deben ser constantes.

Si queremos combatir el acné con Aloe Vera, debemos atacar la afección de dos maneras diferentes. Hay que hacerlo de forma interna y externa.

Para hacerlo de forma interna, utilizaremos el jugo de las hojas de aloe que, debido a su poder regulador y depurativo, rebajarán los niveles de grasa que segregan las glándulas sebáceas.

Al tratamiento hay que añadir además la limpieza en profundidad de impurezas de la zona afectada. Para ello debemos utilizar un tónico antiacné y un jabón de Aloe Vera, con el fin de poder secar el grano y evitar además que prolifere la flora bacteriana y se extienda, contagiando a zonas cercanas de la piel. Debemos hacer incapié, sobre todo en la etapa de la pubertad, en eliminar al máximo posible la grasa, ya que sin ésta no puede haber acné. Esta etapa de nuestra vida suele ser la más complicada en relación al acné y las espinillas, debido a la gran activación de hormonas que se produce a esa edad, sobre todo en lo que se refiere a hormonas masculinas, lo que hace que exista más acné en los hombres que en las mujeres.

Interesante:  Algunos consejos prácticos para detener el acné y evitar las cicatrices

De todas formas, el acné es provocado por múltiples y variados factores, como por ejemplo los hereditarios, cambios hormonales, bacterias, mala alimentación (abuso de embutidos, chocolate, harinas refinadas, lácteos, etc.) u obstrucciones en el canal pilosebáceo, entre otros. Sin embargo, debemos tener claro que el acné, que suele afectar al 80% de la población, no es contagioso y que solamente se trata de un exceso de segregación de grasa producido por las glándulas sebáceas.

Foto: flickr.com/photos/caitlinator/2980184582/

Haz tu comentario en relación con El Aloe Vera y el acné y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación con El Aloe Vera y el acné o con Acné y espinillas hazlo aquí. Gracias.
¿Te ha gustado El Aloe Vera y el acné? Pues díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:
Compártelo: